Pasión por Oviedo

Sánchez Ramos está desarrollando una política caótica en la concejalía de Cultura Estamos ante un concejal superado e incapaz de gestionar las relaciones entre su área y la FMC

IMG_8351

Viernes, 28 de diciembre.- No hay día que no conozcamos una nueva desavenencia, rectificación o supuesta mala interpretación dentro del tripartito. La descoordinación e ineficaz gestión de los actuales gobernantes de Oviedo alcanza cotas nunca vistas.

Ayer nos enterábamos por la prensa de la intención del gerente de la Fundación Municipal de Cultura de limitar la cesión gratuita de los teatros Campoamor y Filarmónica. Insólitamente, según sus declaraciones, el concejal de Cultura tampoco tenía conocimiento de esta propuesta.

Llevamos mucho tiempo denunciando el descontrol reinante en la Fundación Municipal de Cultura y la imposibilidad de la oposición de ejercer un control real a la gestión del señor Sánchez Ramos, dado que las reuniones de la Comisión de Cultura son convocadas de forma habitual con carácter urgente o extraordinario, lo que conlleva la imposibilidad de análisis con tiempo de los expedientes y en las que no existen turnos de ruegos y preguntas.

Un buen ejemplo de esto que restará, sin duda, público en las funciones: otro año más no están a la venta los abonos de Zarzuela ni del Festival de Danza, regalos habituales entre muchos ovetenses en estas fiestas navideñas. Los abonados tendrán que soportar ese desembolso en plena cuesta de enero.

La programación cultural nunca llega a aprobarse con la antelación suficiente que garantice la publicidad adecuada de los espectáculos ni la posibilidad de que abonados y público en general se organice.

No entendemos la falta de comunicación entre el concejal y el máximo responsable de la Fundación Municipal de Cultura. No es normal que el gerente tome decisiones de este calado sin consultar siquiera con el responsable político del área, mientras la actividad normal del organismo sigue haciendo aguas y hay temas mucho más urgentes que requieren atención.

Sea por desavenencias personales, por incapacidad o por negarse a escuchar a los técnicos, Sánchez Ramos está desarrollando una gestión nefasta en la culturar ovetense. No ha desarrollado ni una nueva idea, ningún nuevo proyecto cultural para la ciudad, sólo ha mantenido por inercia las actividades que ya funcionaban y para su vergüenza será recordado como el enterrador de actividades tan prestigiosas como los Premios Líricos Teatro Campoamor.

María Ablanedo Reyes

facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies