Pasión por Oviedo

Al cocer todo mengua

 image
La última semana ha estado movida en lo relativo a la tramitación administrativa del proyecto del bulevar de Santullano. Por un lado, el equipo redactor del proyecto que percibirá más de 400.000 euros de honorarios, se ha dignado a visitar la ciudad y reunirse con los técnicos municipales, varios meses después de que el trabajo debiera estar finalizado. Por otro, en la Comisión de Urbanismo ha comparecido el técnico municipal responsable del proyecto.
Parece ser que todos estos meses de huida hacia delante del tripartito van llegando a su fin, a la vez que vuelan sus ilusorias macroinversiones de 51 millones de euros. Pese a que los chorros de tinta escritos sobre los presuntos beneficios urbanos de este proyecto (que no ha pasado de infografía) podrían llenar un estanque, lo cierto es que ha llegado la hora de pinchar la burbuja.
El proyecto que contemplaba la plantación de árboles en número suficiente para repoblar la selva del Amazonas, hacer pistas deportivas, toboganes por las laderas, auditorios al aire libre, embarcaderos, playas, nuevas fachadas para el cuartel de Rubín, demoliciones de puentes, glorietas, etc, ya se está cociendo y menguando hasta poco más de 20 de millones de euros (que siguen superando el presupuesto original comprometido en la adjudicación). Lo que todavía no han precisado es cuáles son las partes de este engaño virtual a que hemos sido sometidos de las que se va a prescindir. Porque fueron muy rápidos en hacer propaganda de todo lo que prometían hacer, pero veremos ahora si son tan rápidos informando de lo que no se va a hacer de lo prometido.
En cualquier caso, sí que van ya dejando caer dos “ahorros” principales. El primero de ellos, es la supresión de la glorieta que tanta polémica causó con el Principado y que, de hecho, se utilizó como excusa para no concluir el proyecto en plazo. Esta glorieta, que se decía fundamental, que justificó un importante retraso y que figuraba en la propuesta de la oferta de los redactores, de repente parece que ya no es importante. No me explico entonces, a qué vinieron tantas vueltas.
El segundo de los “ahorros” es la supresión del colector que hace falta en esa zona de la ciudad. Esta problemática no se sabe cómo se va a solventar, pero todo lleva camino de que se hace la urbanización, se planta el arbolado, se construyen las nuevas calzadas y aceras, pero no se construye la infraestructura. Así, al finalizar la obra, se volverá a romper y levantar todo lo recién ejecutado, para colocar debajo el colector que se les ha “olvidado”. No suena lógico, pero no es nada descartable viendo las dotes de planificación del gobierno del tripartito y sus formas de entender la economía y la eficacia.
En todo caso, debo confesar que estas reflexiones no pasan de meras conjeturas, porque lo único que sí ha quedado claro de la información que ofreció el técnico municipal responsable es que aún no se dispone de un proyecto. Seguimos esperando explicaciones políticas del tripartito sobre cuáles son las causas de este fiasco de bulevar y cuáles son las medidas a adoptar para no perder los fondos europeos comprometidos.
En todo caso, mientras el tiempo pasa, tenemos que soportar este bochornoso espectáculo y la pasividad de un acalde que parece no darse cuenta de que el tiempo se acaba para ejecutar los fondos, mientras que a él se le va la situación de las manos sin reaccionar.
Y como si con este tuviésemos poco,  ya han empezado otro proceso igual con las ofertas que hace tiempo solicitaron para el entorno del Campo San Francisco.  El despropósito continúa.
 
Agustín Iglesias Caunedo
ResponderReenviar
facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies